Canal RSS

La CNMC ha publicado en el BOE la metodología para el cálculo de los peajes de transporte y distribución de electricidad. La herramienta técnica es buena, pero la falta de diálogo con la industria consumidora crerá problemas.

El siguiente párrafo, en cursiva, que copio de la Circular publicada en el BOE el 19 de julio pasado, resume los motivos y objetivos de esta nueva metodología de cálculo de los peajes:

La metodología de peajes de transporte y distribución establecida en la presente Circular consiste en la definición de unas reglas explícitas para asignar los costes del transporte y la distribución de forma objetiva, transparente, no discriminatoria y siguiendo criterios de eficiencia en el uso de las redes…incentivando el uso de redes en periodos donde la saturación de redes es menor y desincentiva el uso de las redes en periodos horarios de mayor demanda del sistema eléctrico donde la probabilidad de saturación de las redes es más elevada.

Dos cosas a destacar, que hablamos específicamente de los costes de transporte y distribución, aislándolos del resto de costes regulados, y que la metodología no los evalúa sino que establece un procedimiento matemático para distribuirlos entre la potencia y energía demandadas por cada uno en función de la tensión de alimentación y los diferentes periodos horarios a partir de unos  valores absolutos determinados por el Ministerio.

Como herramienta de trabajo la metodología me parece bien planteada, pero a la hora de definir el número de horas punta y su distribución, los meses de temporada alta o baja, la distribución del resto de horas y los coeficientes de imputación de coste correspondiente echo de menos dos cosas fundamentales, información amplia sobre la capacidad máxima de las redes disponibles y sobre los máximos y mínimos de potencia demandada, y diálogo suficiente con los consumidores, sobre todo con las empresas que llevan años reduciendo consumo en horas punta y aumentándolo en horas valle, porque las decisiones finales, fuerte incremento de horas punta y disminución de horas valle  va en contra de las posibilidades de gestión de esas empresas, que según datos de la propia CNMC, ahorran ahora más de 2.000 MW en la punta, y va a suponer problemas, supongo que no deseados, para las empresas interrumpibles. 

La realidad de nuestras redes y la de la potencia que distribuyen: Hay que recordar que las redes no se ponen o quitan en función de la demanda. Pasa como con las carreteras, están siempre puestas, por la noche vacías y a algunas horas de algunos días saturadas. Para ver esa foto de las redes peninsulares,  no tengo información sobre capacidad de las redes de transporte y distribución, pero si puedo aportar datos de REE de las potencias  máxima y mínima demandadas en la península en 2012, para hacernos una idea.

43.527 MW     Máxima instantánea el 20 de febrero a las 20:21 horas

17.664 MW     Mínima instantánea el 26 de diciembre a las 03:52 horas

28.734 MW     Media necesaria para atender la demanda en barras de central

Son datos 2012 porque la metodología utiliza ese año. El máximo está recogido en los informes de REE, el mínimo es el menor dato de demanda que he encontrado en 2012 revisando los datos diarios de REE y la media es el resultado de dividir el consumo peninsular 2012 en barras de central por las 8.760 horas del año. Es decir, las redes han sido más que capaces de asumir 43.500 MW, un instante, pero el resto del tiempo están muy infrautilizadas.

Imagen6En cuanto a la curva de consumo diario aporto dos, la de la izquierda es la normal en días laborables desde septiembre a mediados de mayo, con dos jorobas la de las +/-20h unos 1.500-2.000 MW más alta que la otra, a las +/- 11h, y la de la derecha la equivalente  en
los días laborables en verano, con una sola joroba +/- a las 12-13h. pero siempre claramente más baja que la de las 20h de invierno.

Una aclaración, las escalas no son las mismas: la punta de la izquierda eran los 43.527MW, y la la de la derecha, mes de junio, era solo 33.672 MW.

El resumen de información más destacable que aporta la CNMC en cuanto a potencias demandadas está recogido en el cuadro 18, Imagen7centrada en la máxima potencia demandada en los 6 periodos y la hora a la que se produce, y en dos calendarios distintos, el actual y el que propone en la metodología, con cambios diversos que, al final, a efectos prácticos se concretan  en el aumento las horas punta, periodo 1, de 644 a 832, porque pasan de 6 al día laborable, en los meses de diciembre, enero y febrero, a 8 al día incluyendo noviembre y marzo como meses con horas punta, y bajando las horas valle, periodo 6, de 5000 a 4664 al no considerar agosto como mes valle.

La verdad es que entiendo poco este cuadro porque, si lo que se pretende es ajustar a la baja los consumos en horas punta, periodo 1, no veo mucha ventaja en saber que la demanda máxima en los periodos 2 a 5 se produce por la mañana o a medio día, con niveles de entre 35.000 y 40.000 MW, si ya sabemos que los 43193 MW de la punta se pasaros con margen de seguridad suficiente y que los 38300 del periodo 6 sería un sábado de mucho frio, porque lo que hay que rellenar empieza en el mínimo del año, los 17600 MW .

La falta de diálogo con la industria que lleva décadas gestionando demanda: Estoy hablando de falta de diálogo, no de información, porque la memoria aporta un cuadro, que copio a continuación, con las potencias contratadas por periodos y tensiones en 2014, que me parece que demuestra que los datos base estaban encima de la mesa.

Imagen5Los niveles de tensión son los en vigor, NT0  <1000V, NT1 de 1000 a 36000, NT2 de 36000 a 72500, NT3 de 72500 a 145000, y NT4 >145000, y los números demuestran que al menos algunas de las empresas conectadas a NT3 y NT4 cumplen las dos condiciones, rebajas de demanda en periodo 1, la punta, y subidas en el periodo 6, el valle, con una diferencia de nada menos que 2.126 MW, un 5% de la punta. Además son bastante indiferentes al resto de periodos en los que si la potencia sube es, más que probablemente, por la exigencia legal de potencias crecientes periodo a periodo. Visto esto, desde la perspectiva del consumidor industrial, el agente de la gestión, ¿por qué seis periodos?

No todas las empresas alimentadas a esos niveles de tensión pueden asumir esos cambios de potencia porque sus condiciones técnicas lo impiden salvo, quizá, con periodos de punta muy cortos, pero las que si lo hacen han venido invirtiendo y aprendiendo a organizar sus instalaciones para demandar más en el 6 y menos en el 1, y no pueden soportar de golpe aumentos de las horas punta porque producirán menos y si, a la vez, baja el número de horas valle pues peor, porque disminuye la posibilidad de producir más con luz más barata para compensar el coste de esa gestión. Para que se entienda, antes de la crisis había quienes funcionaban con potencia P1 un 10% de la potencia P6.

Pues bien, eso es lo que se ha hecho, y sin ningún diálogo o consulta específica, y se lo he preguntado a varias empresas. Por supuesto que ha habido el trámite de audiencia obligatorio a través del Consejo Consultivo de la CNMC, pero no estoy hablando de ese trámite sino de que igual que la CNMC ha pedido y recibido información de los agentes eléctricos, debería haber hecho lo mismo con los agentes consumidores con experiencia en eficiencia y gestión de demanda, porque de eso saben más que la CNMC.

La falta de diálogo con la industria interrumpible: Y la reducción de horas periodo 6 afectará a las empresas interrumpibles porque una de las condiciones para poder ser interrumpible es que el consumo en periodo 6 sea superior al 55% del total, y el nuevo periodo 6 se queda en el 53% del total de las horas del año, mientras que antes estaba en el 57%. ¿Por què se puso ese límite? Pues porque una empresa de consumo plano todo el año es positiva para la eficiencia de uso de la red sólo por ese motivo, y se dejó un pequeño margen, ese 2%, como seguridad ante incidentes, pero ahora ese margen ha pasado a negativo. Es obvio que si hubiese habido ese diálogo esta situación no se hubiese producido, al menos sin solución concreta,  porque no creo que la CNMC haya pretendido eliminar la interrumpibilidad de forma indirecta.

Mi conclusión: Lo que ha pasado creo que refuerza mi insistencia en que la CNMC, el regulador independiente, tiene que ganar formación técnica para entender a la industria consumidora y, además, incorporarla como norma en sus esquemas de diálogo y solicitud de información, como hace ahora con los eléctricos. Y es que decidir sin más aumentar el número de horas punta para el ajuste a la baja de la demanda máxima puede acabar en un fiascono, ¿O es que el objetivo es otro , más recaudación?. Quiero pensar que no.

Un ejemplo de la necesidad de experiencia industrial y diálogo: No pretendo dar clases a nadie sino, como siempre, justificar mis afirmaciones y, para ello, esta vez invento una teórica propuesta a debatir consistente en que, partiendo de un dato razonable de margen de potencia a favor de REE, intentar que las horas punta de calendario se limiten solo a las de mayor probabilidad de generar los máximos, la joroba de la tarde en invierno, e intentarlo sólo con tres horas punta de calendario por dia laborable de diciembre a febrero a partir de las 18:30h. Y ante el riesgo de que, alguna vez, la punta se produzca antes o después, ofrecer a REE fórmulas adicionales para que su margen pueda permanecer intacto por si aparecen problemas sobrevenidos. La primera, por ejemplo, dada la enorme experiencia de REE a la hora de predecir demandas, aceptar una cierta movilidad de esas tres horas de forma que puedan ser de 18 a 20 horas o de 20 a 22 horas, o un día de marzo, si REE prevé que la punta de demanda se va a desplazar respecto del calendario establecido y lo avisa con antelación suficiente. Y la segunda, por si acaso la punta se retrasa por sorpresa, aceptar mantener la potencia P1, a solicitud de REE, hasta que se supere esa punta esa vez. O sea, algo normal en las “smartgrids”. Y la tercera, por supuesto,.la interrumpibilidad, que desde luego no se ha tenido en cuenta en la metodología.

Y si funciona, y se consigue que las dos jorobas sean normalmente iguales, vuelta al diálogo y nueva solución.

Espero que haya quedado claro que una propuesta como esta sólo sería negociable en un marco franco entre la CNMC, REE y las empresas si el regulador contase con expertos capaces de razonar desde la perspectiva industrial y en un clima de confianza con los representantes de la industria. No me refiero a REE en este sentido porque las dos cosas son ya una realidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: