Canal RSS

Bruselas propone un nuevo esquema de ayudas de estado por razones ambientales o energéticas y apoya la gestión de demanda. ¿Importante para la interrumpibilidad? A mi juicio si

En abril la Comisión Europea publicó las Guidelines on State aid for environmental protection and energy 2014-2020. http://ec.europa.eu/competition/sectors/energy/eeag_en.pdf Está todavía a nivel consulta, y en 71 páginas primero reconoce que los Gobiernos tendrán que ayudar a las empresas intensivas en energía y sometidas a competencia global porque, si no, mientras la UE mantenga sus objetivos energético-ambientales se perderá industria, por mucho que se hable del objetivo de  20% de peso industrial en el PIB UE en 2020. Después, el documento establece el cómo, quien y en qué condiciones podrá recibir esas ayudas sin romper la unidad de mercado de los sectores correspondientes. Los apartados previstos como objetivo de esas ayudas son las energías renovables, la eficiencia, la gestión de residuos, el almacenamiento de CO2, la compensación de impuestos relacionados con las renovables, las infraestructuras energéticas, la adecuación de la generación, el comercio de CO2, o similar, y la reubicación de empresas. O sea, objetivos amplios y complejos, de los que hoy sólo quiero destacar que en el punto Aid for generation adequacy aparecen, entre otros, dos planteamientos relacionados con la gestión de demanda que se pueden resumir en:

  • Gestión de demanda como herramienta para que los operadores puedan complementar la generación.
  • Posibilitar que en esa “Generation adequacy” puedan intervenir operadores de otros países miembro, donde sea físicamente posible

Para España la cosa es muy directa, por nuestra experiencia en gestión de demanda y por nuestra situación de isla eléctrica. Por ello voy a agrupar por temas situaciones y opiniones recientes de Bruselas, Gobierno, REE y los empresarios para, al final, hacer reflexiones y, si caben, propuestas respecto de ambos planteamientos UE aplicados al mercado ibérico.

Imprescindible competitividad eléctrica: Aunque por fin es un tema asumido por todos, todavía no es real ni está garantizado. Bruselas la promete, los gobiernos de cada país reaccionan en función de su sensibilidad industrial, pero para la industria electrointensiva es imprescindible y de forma visible a largo plazo, porque el  coste eléctrico, pagando la electricidad a precios locales, es el factor más diferenciador al competir en un mundo globalizado.

La importancia de la gestión de demanda para España: No podemos olvidar que la globalización de la industria básica española se ha producido con unos precios eléctricos “atemperados” por la compensación al esfuerzo de gestión de demanda, la regulada en cada momento, que hacía que a más esfuerzo más compensación, ya que el concepto de “precio eléctrico competitivo” depende de sector, producto, tecnología, situación geográfica, luego es específico para cada empresa. No voy a repetir de nuevo todo lo que ya he explicado respecto de la gestión de demanda en España, pero si un resumen. Se creó en los 80 precisamente porque España se enfrentaba a problemas de escasez de potencia eléctrica instalada y la solución que se decidió fue complementar la potencia instalada vía gestión de demanda asumida por la industria básica y con el objetivo de que el esfuerzo correspondiente condujese a la empresa a “su electricidad competitiva”. Justo lo que ahora propone Bruselas, pero con 30 años de experiencia.

Nuestra gestión de demanda hoy: Ya sabemos que hemos pasado de interrumpibilidad+modulación+reactiva a sólo interrumpibilidad, y que estamos en pleno proceso de cambio hacia la asignación por subasta y a una interrumpibilidad no sólo técnica sino, también, por motivos económicos de gestión del sistema, y que habrá que esperar para saber si el nuevo sistema resulta mejor o peor que el anterior desde los dos puntos de vista, buena herramienta para el Operador del Sistema y competitividad para la industria básica. Lo sabremos en pocos meses, pero creo que no hace falta decir nada más para que quede claro que en España la interrumpibilidad es clave para la competitividad.

Algún dato para tener una referencia: He defendido en más de una ocasión que las únicas que saben de verdad la situación de precios eléctricos en cada sitio son las multinacionales, y que las que más “espabilan” son las más intensivas que más lo necsitan. De toda la muy interesante información aportada Imagenpor los ponentes en el Foro de AEGE (www.aege.biz) del pasado 7 de mayo, he seleccionado los datos de Ferroatlántica porque se trata  de  una empresa superintensiva en electricidad, que ya produce en  cinco países y empieza en el sexto, Canadá, y que es de las que más necesita esforzarse en interrumpir y modular, y lo hace. Bueno, pues a pesar de todo su esfuerzo de gestión de demanda, en 2013 pagó un precio un 40% superior al de 2007 y un 28% superior a la media de lo que paga en los otros cinco países,.

Isla eléctrica: La industria intensiva coincide en el sentido de que, en tanto en cuanto no se llegue a un mercado único real UE, España tiene que hacer lo mismo que hacen otros países, soluciones específicas que garanticen la competitividad eléctrica largo plazo.

Los peajes y las interconexiones: Ya nadie duda que, sin interconexiones suficientes, no hay mercado real, pero a mi me sale una duda adicional. Supongamos que, algún día, España consigue interconexiones suficientes con Francia, y que una empresa española consigue un bilateral físico con una eléctrica alemana en condiciones mejores que con las españolas. Pregunta: ¿Tendrá que pagar la empresa española los peajes alemanes, franceses y españoles?¿sólo la parte del transporte de los tres países, más la distribución en España?¿sólo un “peaje europeo”, todavía por inventar incluso conceptualmente?. En el caso de los productos normales el coste del transporte depende de la distancia, pero en electricidad, con los operadores de sistema perfectamente coordinados e informados de esos bilaterales físicos, la electricidad que entre por el contador la cobrará el alemán, pero normalmente procederá de centrales próximas, luego igual que ahora los peajes son los mismos en cada país, esté donde esté el consumidor, ¿No habrá que pensar en un futuro peaje europeo único, al menos en lo correspondiente a transporte y distribución, para hablar de verdad de un mercado único?. Eso sí, con los operadores trabajando a tope´.

La gestión de demanda y el Operador del Sistema: Es obvio que un auténtico esquema de gestión de demanda, no una mera subvención encubierta, tiene que tener en cuenta las necesidades del Operador del Sistema y las posibilidades técnicas de las empresas. Así se planteó en España desde el principio, en un ambiente de transparencia y buenas relaciones entre la industrias y REE. Dentro de esta buena relación, REE ha ido explicando a las empresas interrumpibles de diversas zonas y autonomías la situación y fechas de previsible aplicación del nuevo esquema de interrumpibilidad, contando con un amplio margen de tiempo para preguntas y reflexiones. La última tuvo lugar en Sevilla el 6 de Mayo, coordinada por la Directora General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía. Asistí, pero no voy a hacer un “acta” de la reunión, pero si señalar tres reflexiones del Director General de Operación de REE:

  • En una situación de isla energética y mucho peso de electricidad no gestionable, para  REE es positivo contar con gestión de demanda fiable.
  • La interrumpibilidad y la modulación no son dos productos contradictorios, sino distintos.
  • El mercado ibérico ofrece precios en Portugal y España cada vez más acoplados, más coordinados y, desde el punto de vista físico, las interconexiones se van reforzando, con lo que se abre la posibilidad de que aunque sea un mercado con dos operadores de sistema, estos vayan profundizando en su colaboración contando con las mismas herramientas a ambos lados, gestión de demanda incluida.

Reflexiones: Los dos primeros puntos no son nuevos, pero para mí sí lo fue el tercero, y no puedo estar más de acuerdo porque cualquier mercado tiene que garantizar suministro y, en electricidad, esa garantía sólo es posible si la operación del sistema funciona bien en todas las circunstancias, incluyendo los flujos derivados de las contrataciones bilaterales físicas, estén donde estén proveedor y cliente. Por eso, si de verdad queremos hablar de un auténtico Mercado Ibérico, la coordinación de los dos operadores, en Portugal REN y en España REE, es perfectamente lógica y tendrá que ser tan intensa como sea necesario. Y si entramos en el concepto de “isla eléctrica ibérica”, como Portugal es +/- el 20% de España en electricidad, ese famoso 10% de interconexión mínima a través de Francia debe ser de más de 5.000 MW, o sea todavía más lejos en el tiempo, luego la única posibilidad durante años de mercado real UE es, para nosotros, sólo Mercado Ibérico. Y como Portugal también tiene mucho peso de renovables, una gestión de demanda potente, coordinada y diseñada en función de la situación conjunta sería positiva para la seguridad de ese sistema común y para la competitividad interna, dentro de la península, y externa de las electrointensivas ibéricas.

Conclusión: Tras este repaso, y dado que en las Guidelines origen de este trabajo Bruselas propicia la gestión de demanda y la coordinación entre operadores, ¿no merece la pena empezar a trabajar en esa mayor coordinación entre REE y REN y, con el objetivo de un mercado ibérico real y competitivo, ir buscando soluciones a los problemas que vayan surgiendo, como el de los accesos, incluyendo una gestión de demanda adaptada al nuevo esquema, Iberia, y de aplicación coordinada? Mi respuesta es que si, desde ya, con el valor añadido de que podríamos ir por delante de Bruselas, pero no a espaldas, en conclusiones, condiciones y soluciones válidas para hacer posible un auténtico mercado eléctrico supranacional, precios regulados incluidos, y con la visibilidad largo plazo que demanda toda la industria básica y que el mercado ibérico hoy no ofrece.

Anuncios

»

  1. Jose Luis Espinosa

    Muy buen análisis y comparto tu punto de vista. Un objetivo desde mi punto de vista es disponer de un sistema más flexible, interconectado para permitir más “exportación” al exterior y aprovechar de forma más eficiente la potencia instalada, en particular todas las energías renovables presentes y futuras. Aunque veo a largo plazo llegar a alcanzar un % significativo de la “exportación” del sistema eléctrico de Dinamarca. Habría que conjugar la reindustrialización y la sostenibilidad del sistema eléctrico y de las empresas.

    Responder
    • Gracias, José Luis. Estoy absolutamene de acuerdo con tu última reflexión. De hecho, mi primera entrada en este blog partía de la necesidad de un pacto a tres bandas, Gno, eléctricas e industria para salir del lío eléctrico.

      Respecto de la exportación de los excedentes de renovables, tenemos un problema, que es que los de fuera comprarían esa energía a precio muy bajo, mientras que los consumidores españoles tendríamos que pagar las primas, y eso no se puede soportar porque esataríamos alimentando a nuestros competidires europeos. Por eso yo digo siempre que las primas, de origen político, las tienen que pagar los presupuestos, o la deuda, o lo que sea, pero no los consumidores.

      Responder
  2. Alfonso Jiménez Cuevas

    Buenos días Javier, muchas gracias por tus artículos. Siempre los leo según vas publicando y estoy aprendiendo mucho.

    Después de leer este artículo, me surgía una pregunta técnica sobre el servicio de interrumpibilidad cuando dices que este servicio es clave para la competitividad, ya que no llego a entender por que es tan beneficioso si yo lo veo como una solución a la mala gestión.

    Si lo he entendido bien, REE, para regular la demanda en momentos pico, utiliza este servicio con las industrias que lo tienen contratado cortándoles el suministro para reducir la demanda total hasta valores seguros de suministro. De esta forma puede controlar también el precio de la energía, disminuyendo los momento pico en los que es más cara producirla.

    De esta forma, este servicio entiendo que aporta una forma de regular los picos de demanda para que no se dispare el precio de la energía, pero por el lado de la industria, ¿Interrumpir la producción de esta forma, no nos está restando competitividad en los costes de producción? Supongo que estas industrias cobrarán bien por ser proveedores de este servicio, ¿pero no se debería buscar otra forma de regular la demanda que no afecte a la producción industrial?

    Y si este servicio es tan importante para asegurar el suministro de toda la red, ¿La conexión con Portugal y Francia podría aportar la disminución el uso de este servicio, o seguiría siendo interesante para la competitividad para no tener momento de pico en la demanda?

    Como ves no entiendo muy bien el uso del servicio de interrupibilidad. Muchas gracias Javier

    Responder
    • Gracias, Alfonso. Primero un dato: Los precios pool de cada día hora a hora se deciden en subasta el día anterior, con lo que lo que pueda hacer REE para ajustar la punta no afecta al precio de mercado de esas horas.

      Y para el resto hay que recordar el principio: La gestión de demanda nacio en España en los 80 porque iba a faltar potencia eléctrica justo cuando íbamos a entrar en el Mercado Común y la industria se enfrentaba a una situación nueva: perdida de las protecciones a la importación y apoyos a la exportación de nuestra autarquía, y unas tarifas eléctricas industriales carísimas comparadas con las de esos paises europeos con los que ya no habría fronteras. Y la solución que se buscó fué que las industrias intensivas, que iban a tener que reajustarse a la baja, ayudadasen a compensar la falta de potencia, tanto en punta, modulación, como rodante para problemas sobrevenidos, la interrumpibilidad y, a cambio, la industria podía bajar la tarifa y llegar a precios conpetitivos, necesarios porque ya no habría ayudas.

      Por supuesto que interrumpir y modular es costoso para la empresa, pero esta fórmula permitío precios competitivos a la industria cuando, al entrar en el Mercado Común pasamos de un mercado autárquico a uno común con otros países.

      La clave, para mi, es que cuando se planifica se debe incluir esa posibilidad de gestión de demanda para evitar inversiones innecesarias en centrales y líneas, pero eso se ha olvidado, pero la competitividad de la industria hay que mantenerla.

      Y si alcanzásemos conexiones suficientes, y la UE pudiese diseñar un auténtico mercado eléctrico único y competitivos con el resto del mundo, pues de acuerdo, se podría pensar en no gestión de demanda pagada a la industria, pero ese mercado único eléctrico UE es una utopía y, mientras, y siempre, hay que seguir garantizando competitividad. La ventaja de esta fórmula es que esa competitividad se consigue no con subvenciones, sino con esfuerzo. De hecho, Intermoney valoró los ahorros que suponía la gestión de demanda en 2006 en 1.000 millones de €/año

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: