Canal RSS

Archivo mensual: febrero 2014

La nueva fórmula de fijación de la tarifa para consumidores por debajo de 10 kW. Si se busca un esquema que pueda influir en los hábitos de demanda, el pool no vale.

La apuesta del Ministerio por poner al ciudadano directamente delante del pool para pagar sus consumos eléctricos entiendo que se puede resumir en tres aspectos clave: que ya está claro que los intermediarios financieros no aportaban nada más que sobrecostes, que defienden, con lógica, que el consumidor tenderá a cambiar sus hábitos de consumo cuando sepa el coste hora a hora, y que siguen considerando sagrado el mercado pool, a pesar de que el propio Ministerio quiere cambiarlo.

Tras analizar la situación, y muchos de los no se cuantos artículos y opiniones que han llenado los periódicos estos días, mis primeras reflexiones se resumen en tres preguntas, cuya respuesta adelanto sobre la marcha,  y luego trataré de justificarlas aportando información:

  • ¿Por qué se ha tardado tanto en comprobar que los intermediarios sólo aportaban sobrecostes?. No lo entiendo, pero más vale tarde que nunca.
  • ¿Asumirá  el ciudadano normal, y los medios de comunicación, la volatilidad del pool a la hora de fijar precios? Está claro que el pool está ofreciendo precios más baratos que los mercados a plazo, pero el “precio” de esa posibilidad es no saber cuánto voy a pagar cada mes, y si esa diferencia va a jugar siempre a mi favor.
  • ¿De verdad los precios pool responden a la curva de demanda diaria del sistema? No. Además de que el consumidor no cuenta para nada en la fijación de precios pool, porque no le queda más remedio que aceptar el precio que salga, la realidad es que es normal que la curva de precios diarios del pool no siga una tendencia paralela a la curva de demanda del sistema. Es decir, el pool se dedica a otra cosa, o bien le es imposible digerir el peso de las tecnologías no controlables.

La volatilidad: He preparado dos gráficos que cubren el periodo enero 2008-diciembre 2013, o sea la crisis con el conocido resultado de demanda a la baja. El primero ofrece la media aritmética de precios medios del pool durante el mes, y el segundo el porcentaje de variación de ese precio mes a mes.

1En el primero se ven precios con  tendencia ligeramente decreciente, lo que ojalá respondiera a la caída de demanda durante la crisis, pero lo que está claro es que esa caída de demanda, y la propia crisis, no han subido y bajado a  machetazos, mientras los precios bajaban de 70 a 20 en menos de dos años, volvían a subir a 60, bajaban de nuevo a 20 y subían de nuevo para superar los 60, por cierto esta vez en sólo 8 meses.

 Y el segundo gráfico pone sobre la mesa la volatilidad porcentual mes a mes, y precisamente con 2013 más enloquecido que el resto de años. Estamos hablando de variaciones “normales” del 10%, pero que pueden pasar de +10% a menos 10% de un mes a otro, variaciones 2frecuentes del 20%, esporádicas del 40% y extremas del 140%. Insisto, ¿lo soportará el ciudadano normal, las asociaciones de consumidores, la prensa, la radio?. Puede que el ciudadano pragmático si, pero asumir pragmatismo en asociaciones y medios de comunicación en un tema como la electricidad me parece mucho asumir.

Por otro lado, llevamos meses escuchando la promesa de que las facturas eléctricas serán fáciles de entender y contrastar, pero pretender que el ciudadano pueda comprobar si la factura se corresponde con la realidad de los precios pool y sus consumos me parece una utopía. Por supuesto que si sabe de electricidad y sus conceptos, se mueve bien con ordenadores e internet, le dedica tiempo y no se equivoca en todo el proceso, puede lograr su objetivo pero, ¿cuántos de los 7 millones de contratos hasta ahora TUR, y a partir de ahora ya CVPC (Contrato Voluntario del Pequeño Consumidor) con contador inteligente ya instalado cumplen con ese perfil? Y, además, todo ese trabajo puede servir para comprobar que la última factura es correcta, pero para nada a la hora de prever la próxima.

La opción de contrato anual: He defendido siempre la lógica de ampliar el periodo de subasta CESUR, y ahora el Ministerio ofrece la posibilidad de un contrato a un año, obligando a las comercializadoras a hacer públicas sus condiciones. Como quiero ser coherente conmigo mismo, lógicamente estoy a favor de este paso al frente, aunque todavía no se en qué ambiente se producirán esas ofertas públicas, pero ahora lo que me preocupa es que el Ministerio ya ha explicado que ese contrato será más caro que pagar día a día los precios pool, porque hay que cubrir los riesgos de futuro, y me pregunto: ¿no estamos volviendo a lo que hemos querido evitar eliminando a los intermediarios? Porque las comercializadoras también son intermediarios que necesitan cubrir sus espaldas, no sea que de repente suba el pool. O sea…¿tras este lío vamos a volver a lo mismo?

Los contadores inteligentes: Suponiendo que uno de sus objetivos es ayudar al consumidor a racionalizar su consumo, sólo una reflexión: ¿alguien pensó en el consumidor, que es quien los paga, cuando los diseñó?¿puede una pareja en su casa superponer de forma fácil sus consumos horarios con los precios del pool, para poder tomar decisiones racionales y desplazar consumos?. Y, aunque pueda, el mes que viene las cosas se pueden poner al revés. O sea, queda mucho por hacer, pero me temo que aquí hemos hecho como con las renovables. Mientras parece que ingleses y alemanes están probándolos en una serie de “casas piloto”, aquí ya tenemos 7 millones instalados y con la CNMC enredada para determinar el alquiler justo, pero todavía no su eficiencia real para el consumidor.

El precio pool y el de la electricidad que yo compro: Alguien tendrá que explicar a ese  consumidor, y al resto, que al precio pool que vea en una pantalla hay que sumarle el coste de los ajustes del  sistema, ese trabajo imprescindible que aporta REE para garantizar que todos y en todo momento tenemos luz en casa. En 2013, 11,48 €/MWh como media según  REE. Y, por otro lado, lo que se compra en el mercado no es lo que mide mi contador sino lo que le compro al generador, luego a lo que diga mi contador tengo que sumarle las pérdidas que sufre mi paquete de energía al pasar por las redes para llegar a casa. Un 14% según el BOE. O sea, con datos medios 2013, al precio que diga el pool hay que añadirle, como media, un 41%, y lo tendré que tener siempre en cuenta, según lo que toque cada año y, luego, añadir los accesos y los impuestos.

El pool actual no puede ser la referencia en precio horarios: Además de lo que vengo defendiendo sistemáticamente en el sentido de que el pool no cubre las condiciones básicas de un auténtico mercado porque los clientes son cautivos porque no pueden renunciar a comprar, porque no induce competencia entre las tecnologías, y porque tampoco garantiza inversión a futuro para cubrir la seguridad de suministro, lo que también ocurre es que es evidente que los vaivenes de precios que hemos visto antes no responden a oscilaciones de la demanda mensual, sino más bien de la oferta, luego el problema está en que en el pool el  equilibrio oferta-demanda no está siendo la clave para la fijación de precios cada hora.

4Para explicarlo he recogido en un cuadro, con datos REE, las potencias máximas y mínimas, y sus horas, de 4 días de febrero 2014, dos domingos y dos miércoles, o sea dos días de demanda baja y dos de demanda alta, y un gráfico con los precios horarios del pool de esos cuatro días, con datos OMIE.

Pues bien, mientras que en el cuadro se comprueba que las demandas punta y valle de los dos domingos y los dos miércoles fueron muy parecidas entre si, y que las horas en que se produjeron también, el gráfico pone de manifiesto que los precios horarios siguieron pautas totalmente distintas, el domingo 2 con máximos superiores a 50 €/MWh, y el 9, solo una semana 3después, casi a 0 todas las horas, y los dos miércoles, también separados sólo una semana en la misma quincena, con precios máximos el día 5 a las 20 horas, y el día 12 a las 10 horas, y el resto de precios con sendas distintas. No pretendo sacar conclusiones definitivas sólo con la información de cuatro días, pero está claro que los precios no reaccionaron a la demanda, y si alguien tiene dudas, sugiero que entre en la página web de OMIE que, de forma muy simple y rápida, permite ver con facilidad que, entre otras cosas, las curvas de energía total comprada no coinciden con las curvas de demanda del sistema, y que muchos días al año, los precios máximos no coinciden, ni de lejos, con las horas de demanda punta.

Conclusiones:  Que la reforma eléctrica iba a ser un calvario ya lo hemos comentado, y la presión va subiendo para cada opción que propone el Ministerio pero, esta vez, hay dos cosas en las que coincido, eliminar intermediarios es positivo y acercar al cliente al mercado también, pero si queremos que las cosas vayan tomando cuerpo creo que hay que asumir que el mercado pool está dando garantía de liquidez para un producto que no se almacena, pero no está valiendo para crear referencias de precio que puedan influir en los hábitos de consumo.

Soy consciente de que es muy difícil, porque mientras tengamos un 40% de generación a costes fuera de mercado, alguien tiene que encajar esa generación en los contratos “normales”, pero echo de menos ver a los generadores compitiendo entre si poniendo directamente encima de la mesa sus diferentes costes largo plazo, porque en cada caso el peso de las tecnologías es distinto. Más preguntando que opinando, ¿sería una solución inventar algo parecido a un SAREB que se encargue de encajar las renovables, y para el resto crear condiciones de competencia directa, no a través de comercializadores?

Anuncios