Canal RSS

Archivo mensual: marzo 2013

Primas especiales hacia los Presupuestos, ayudas a las empresas y precio futuro de la electricidad: aclaraciones a mi último trabajo en este blog

Mi último trabajo, en el que valoro muy positivamente que las primas al régimen especial empiecen a ser pagadas por los Presupuestos, ha generados algunos comentarios, en buena parte coincidentes, que me hacen pensar que no he sido suficientemente explícito. Básicamente las dudas se han concretando en la teóricamente escasa diferencia entre ciudadano y consumidor a la hora de pagar la luz, la necesidad de ayudar a las empresas y la imposibilidad de que el precio de la electricidad pueda dejar de subir. Voy a intentar, de forma breve, dejar aclarada mi posición.

Ciudadanos y consumidores: Como la luz la consumimos todos, puede parecer que pagar las primas, decisión política, vía recibos o vía impuestos es casi lo mismo, pero no es así, porque no se nos puede olvidar que la electricidad es, a la vez, un servicio en casa y un factor de coste en la empresa y que, a la hora de pagar impuestos, el ciudadano paga en función de lo que ingresa y en el negocio se paga en función del beneficio. Y si en el caso del ciudadano es más que probable que coincida el que más tiene con el que más consume, en las empresas para nada hay relación entre beneficio y consumo eléctrico, por lo que si tiene que pagar decisiones políticas en función de su consumo en lugar de vía impuestos, puede acabar en perdidas, directamente, y ya no pagará impuestos y, además, acabara cerrando

Pero hay más. En esto de las primas la decisión de pago directo en el recibo de la luz ha favorecido el descontrol porque en todo presupuesto hay que cuadrar gastos e ingresos, y las prioridades se van ajustando a las posibilidades, y yo estoy seguro de que si las primas hubiesen tenido que encajarse en los Presupuestos desde el principio, no se habría producido el descontrol sobre la potencia instalada, se habrían hecho las cosas en función de las posibilidades, y no habríamos llegado a que las primas previstas 2013 equivalgan a un tercio del presupuesto previsto para pagar el paro. Es decir, la decisión de hacer un bucle, y que un gasto decidido politicamente se pagase directamente vía recibo de la luz ha influido, y mucho, en el descontrol de todo el esquema.

Las ayudas a la Industria: Vaya por delante que mi vida profesional me ha enseñado que la empresa que se acostumbra a la subvención se duerme en eficiencia y, lo que todavía es peor, a medida que la subvención se alarga en el tiempo, crece en paralelo el riesgo de caer en corrupción. Esta experiencia me ha posicionado en contra de las ayudas=subvenciones, salvo para temas muy específicos, precisos, de corta duración y con control de resultados. Lo que si defiendo es que la empresa tiene derecho a trabajar e invertir, en un entorno competitivo, costes regulados incluidos, y que el regulador está obligado a preservar ese clima siempre. A eso me refiero cuando, en temas como las primas, pido a los reguladores que busquen soluciones dialogadas que garanticen ese entorno competitivo para la industria sobre todo, en todo el tema eléctrico, la intensiva en consumo de electricidad.

Precio futuro de la electricidad: No tengo ninguna bola de cristal, pero cuando busco motivos para que la electricidad tienda a bajar es que, justo tras la liberalización, final de los 90, los precios de mercado subieron muy bruscamente, y esa no es la norma cuando se producen liberalizaciones reales de mercado. Por eso espero que, a medida que el mercado eléctrico UE tienda a confirmarse como real, irá apareciendo competencia también real entre todos los proveedores eléctricos, y esa presión conducirá a los precios mejores posibles en todo el ámbito UE. Y claro, la parte regulada que sigue dependiendo de cada país tendrá que seguir la misma senda, y el anuncio del Ministro Soria de que el Estado empieza ha estar dispuesto a asumir parte de las primas me parece fundamental para que también esa parte pueda empezar a bajar de verdad.

Anuncios

El Ministro Soria avanza que los presupuestos empezarán a asumir parte del coste de las primas al régimen especial. Una excelente noticia que merece reflexión

El pasado el 14 de febrero, el Ministro Soria comparecía ante el Congreso para solicitar la convalidación del RDL 2/2013, de medidas urgentes en el sistema eléctrico (y en el sector financiero). Hizo una exposición detallada de lo que viene haciendo para “aplacar” la subida del déficit de tarifa, que luego resumiré, pero quiero destacar ya, copiando sus palabras en cursiva, una noticia que me parece absolutamente fundamental para el inicio de la solución de la problemática de los precios eléctricos en España:

quería decir que el real decreto-ley va acompañado de un proyecto de ley en virtud del cual el Estado consigna un crédito de 2.200 millones de euros en el presupuesto del Ministerio de Industria, con el fin de contribuir a paliar parte del coste de lo que suponen las primas del régimen especial. He ahí una contribución directa de la Administración del Estado, de los Presupuestos Generales del Estado …

Previamente el ministro había explicado que los derechos reconocidos de primas al régimen especial hasta 2020 alcanza 70.000 Millones de €, con lo que considero que las dos cosas son coherentes porque, por un lado, hay que reconocer que España no puede ignorar la importancia de esa nueva burbuja, la eléctrica y, a la vez, entender que el Estado no la puede “encajar” de golpe, pero si asumir que debe hacerlo en cuanto pueda, al ritmo máximo posible, porque los sobrecostes regulatorios específicamente “hispanos”, apuesta renovable incluida, nunca debieron hacerse recaer directamente sobre los consumidores.

Y la noticia me parece tan fundamental que, aunque sigo defendiendo que el retorno a la competitividad y seguridad de suministro del sistema eléctrico español necesita una revisión global del sistema, primas y mercado incluido, pactada con proveedores y consumidores, debo reconocer que la realidad del momento, marcado por extrema tensión y desacuerdo entre los agentes eléctricos, obliga a un esquema de retoques y recortes sistemáticos y, por fin, a que el Gobierno reconozca que debe empezar a asumir los costes de sus decisiones políticas, en lugar de trasladárselas directamente al consumidor. Por ello, en el presente trabajo pretendo “imaginar” 2020 tras explicar y aplicar un conjunto de objetivos a los distintos factores de coste, a partir de esta noticia y de los datos de mi trabajo anterior en este blog. En función de todo ello, en este trabajo me voy a someter al siguiente esquema:

  • Un resumen de la exposición del Ministro el 14 de febrero en el Parlamento con datos 2012 y 2013
  • Una estimación de coste eléctrico medio 2020 a partir de un conjunto de “objetivos de coste”
  • Reflexiones sobre los resultados

RESUMEN DE LA EXPOSICIÓN DEL MINISTRO, REFERIDA A LAS ACTUACIONES “ANTI DÉFICIT” EN 2012 y PREVISTAS 2013 (En cursiva palabras textuales)

 2012: el Ministro explica que a fin de 2011 el déficit era de 24.000 millones de €, con una previsión 2012 de 5.000 adicionales, 3.500 más que el límite establecido por normativa y que, para corregirlo, se adoptaron las siguientes grandes decisiones BOE:

  • RDL 1/2012, de 27 de enero por el que se procede a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos. “…lo que este Decreto perseguía era, sencillamente, no seguir incrementando el flujo de primas o derechos de primas porque el incremento que ya se había producido en años anteriores hace que a día de hoy tengamos aproximadamente unos derechos reconocidos en primas de unos 70.000 Millones de € hasta el año 2020, y lógicamente esa es una cantidad que el sistema dificilmente puede soportar…” 
  • RDL 13/2012, de 30 de marzo, por el que se transponen directivas en materia de mercados interiores de electricidad y gas y en materia de comunicaciones electrónicas, y por el que se adoptan medidas para la corrección de las desviaciones por desajustes entre los costes e ingresos de los sectores eléctrico y gasista. ”…como consecuencia de este RDL las disminuciones de costes que se obtuvieron fueron de 1.764 Millones de €” 
  • OM 843/2012, de peajes a partir de 1 de abril. “…se incrementó la luz a todos los consumidores un 5,1% de media y se obtuvieron unos ingresos adicionales de 1.380 Millones de €…” 
  • RDL 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad. “…que adicionalmente comportaba otra reducción de costes y otro incremento de ingresos …en total, 630 Millones de €”

O sea, entre estos tres casi 3.800 Millones de €, suficientes para que el déficit se quedara por debajo de los 1.500 previstos como máximo legal. Pero el Ministro explica que al menos tres cosas se torcieron: las primas al régimen especial superaron las previsiones en 1.200 Millones de €; los Presupuestos Generales del Estado no asumieron 1.800 millones del extracoste peninsular; la demanda fue inferior a la prevista, con la consiguiente reducción de ingresos. “…Frente a este déficit adicional real, qué hace el Gobierno para el año 2012?…”. Pues el siguiente RDL 

  • RDL 29/2012, de 28 de diciembre, de mejora de gestión y protección social en el Sistema Especial para Empleados de Hogar y otras medidas de carácter económico y social. El Ministro explica que se han incluido dos cosas a efectos eléctricos, negar el derecho a prima a instalaciones no culminadas y permitir que el déficit final resultante se titulice.

2013: Y cara al año ya en curso, el Ministro resume tres actuaciones

  •  Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. “…Para el año 2013 el déficit debería ser cero, porque la Ley 15 de medidas fiscales y sostenibilidad aprobada en diciembre supone unos incrementos de ingresos de……5.150 Millones de €”. Pero “…para el año 2013, la previsión de la CNE es que surjan desajustes adicionales…” 
  • RDL 2/2013, de 1 de febrero, de medidas urgentes en el sistema eléctrico y en el sector financiero. “…pero en caso de que surjan el Gobierno nuevamente tiene dos alternativas: subir la luz -lo descartamos- o ir a medidas adicionales, que son las que se incluyen en este Real Decreto, cuya convalidación, en nombre del Gobierno, solicito a esta cámara…”. El ministro explica que el objetivo energético de este RDL se basa en dos medidas, actualización de las primas en función de la inflación subyacente descontados impuestos y modificación del régimen de primas al régimen especial, eliminando primas en las ventas a mercado.
  • Proyecto de Ley, sin especificar: Repito sus palabras “… quería decir que el RDL va acompañado de un proyecto de Ley según el cual el Estado consigna un crédito de 2.200 Millones de € en el presupuesto del Ministerio de Industria, con el fin de contribuir a paliar parte del coste de lo que suponen las primas al régimen especial…” Importantísimo este anuncio, que supone un 25% de la previsión 2013 de las primas

Es decir, parece claro que, además de seguir en proceso de retoques para bajar costes y reducir déficit, el Ministro anuncia que el Estado empieza a estar dispuesto a asumir el coste de sus decisiones políticas, en lugar de trasladárselas a los consumidores 

ESTIMACIÓN DE COSTE ELÉCTRICO MEDIO 2020 A PARTIR DE UN CONJUNTO DE SUPUESTOS DE EVOLUCIÓN FUTURA DE COSTES BAJO PRESIÓN A LA BAJA

Contando con esa decisión, a continuación voy a proponer y explicar un conjunto de criterios de ajuste de los costes eléctricos que, aplicados a los datos 2013 explicados en mi artículo anterior, nos permitirá llegar a un supuesto 2020 comparando coste a coste con la situación actual.

  • Precio de mercado: Incorporo tres criterios de ajuste a la baja: que nuestro Gobierno eliminará en cuanto pueda los impuestos y tasas a la generación; que se notará la presión a la baja del precio del gas, debido al crecimiento del no convencional; que el Gobierno propiciará algo que nos falta, la contratación bilateral proveedor-cliente a largo plazo. El conjunto me permite pensar que la electricidad, un producto sometido a competencia a nivel europeo, tiene que empezar a dar señales a la baja. Por eso planteo, por ejemplo, entre 45 y 50 €/MWh en 2020.
  • Costes del sistema: Se han disparado y deberían volver a niveles menores. Me consta que REE está en ello. ¿Pensamos en 5-7 €/MWh.?
  • Pérdidas: Si ahora son del +/-9,5%, ¿se puede pretender que en 2020 se limiten al 9%?
  • Transporte y distribución: Las redes necesitan nuevas inversiones, pero su crecimiento en términos relativos debe ser lógicamente inferior a la subida de la demanda. Pongamos una proporción del 50%
  • Primas al régimen especial: Entiendo que el Gobierno, después del anuncio del Ministro, seguirá por la vía de que los consumidores vayan pagando menos. ¿Podemos plantear una reducción media anual del 15%, dado que el país se va “asentando” financieramente hablando?
  • Anualidad del déficit de tarifa: De alguna forma está relacionado con lo anterior. Quizá sea más lógico establecer un límite a la anualidad acumulada que al déficit absoluto, de forma que todos los agentes sepan que, si se pasan, tendrán que ajustar el calendario de cobros. Pongamos 2.000 Millones de €/año
  • Resto de costes: Mantener la presión a la baja, de forma que en 2020 no superen los 1.500 Millones de €
  • Crecimiento de la demanda: Dado que somos un país cada día más electrificado, si el PIB deseado debería ser al menos del 2%, la demanda eléctrica crecería más. Pongamos un 10% más, o sea, un 2,2% como media anual 2014-2020 

Imagen1

El resultado 2020 es sólo lo que es, un análisis teórico, pero si los supuestos son razonablemente  razonables  por fin podemos ver el inicio del retorno a la competitividad de la electricidad española.

REFLEXIONES 

  • Además del crecimiento de la demanda, en la bajada de coste medio en términos de MWh tiene importancia fundamental la progresiva reducción de la parte de primas a pagar por los consumidores cada año, sea vía presupuestos o cualquier otra. Pero es que, sin ello, toda opción es imposible porque, insisto en mi mensaje, en mundos globalizados la regulación debe influir positivamente en la competitividad de la parte regulada de cualquier coste, electricidad incluida, y no al revés, como hasta ahora con las primas, decididas por política y pagadas directamente por los consumidores.
  • Sigo creyendo que el sistema eléctrico requiere de una revisión en profundidad de todo el proceso liberalizador, Bruselas incluida pero, tal como dije al principio, es necesario entender que la situación real española, la eléctrica y la financiera, obliga a aplicar medidas drásticas “sobre la marcha”, todas urgentes, aunque no siempre coherentes.
  • El problema, a mi juicio, es que si se va a seguir por esta vía de ajustes y retoques, hay que identificar y explicitar los objetivos, uno a uno, para que el consumidor, el pagador, sepa por donde van los tiros y no parezca que estamos en un “pim-pam-pum” anti sorpresas sobrevenidas.
  • Y una cosa que hay que tener muy en cuenta son los daños colaterales no deseados. Estoy pensando, por ejemplo, en el caso de empresas que ya estén superando el efecto de la crisis, o reenfocandola, pero ante tal avalancha de decisiones eléctricas sus matrices o dueños no tienen más remedio que parar programas e inversiones y esperar. Y como España no está para que la industria deje de invertir, creo que el Ministerio, que también es de Industria, debe establecer un cauce para atender esas situaciones, que su parte Energía no pudo prever al decidir básicamente con perspectiva eléctrica antiburbuja urgente.