Canal RSS

Archivo mensual: febrero 2013

Qué y cuanto se incluye en el recibo de la luz, y por qué. Unos datos para entender la enorme dificultad a la que se enfrenta el equipo del Ministro Soria

Ya que el tema de la electricidad y sus costes está todos los días en la prensa y en el BOE, creo que es bueno saber que es lo que se incluye en ese coste. Por eso, mi objetivo hoy es explicar los diversos conceptos y valorar la importancia de cada uno, añadiendo el apellido de si son costes regulados, liberalizados o a medias. Tras ello voy a acabar con un cuadro que recoge la situación comparada 2009, 2011 y 2013, bajo un formato distinto del normal, ya que he querido distinguir los costes que responden a la física del producto, su transporte y su precio en el mercado, o sea, los “impepinables”, que se pagan aquí o en cualquier otro país, de los costes generados por objetivos políticos o regulatorios internos españoles.

Y de ese cuadro quiero destacar desde ya dos datos: en la previsión 2013, la parte regulada es prácticamente el 60% del coste total, lo que suena a muchísimo en un producto liberalizado, y esos costes “político-regulatorios” españolas se acercan ya a los 50 €/MWh, sobrecoste que prácticamente duplica al precio del producto en el mercado. ¿De verdad puede la economía española asumir este sobrecoste? Yo creo que no, y me explico en la reflexión final..

 Los diferentes costes, identificados en el cuadro: 

Imagen1Electricidad en el mercado: No hay nada que explicar. Es el precio del producto que queremos comprar, y responde a un esquema liberalizado. Podemos discutir o no si esa liberalización es real, o mejorable, pero no es el objetivo hoy. En todo caso, +/- 50 €/MWh en estos momentos.

Operación del sistema: La electricidad no se almacena, y la consumimos todos a la vez y para casi todo lo que hacemos, y todos queremos disponibilidad cierta cuando apretamos el interruptor. Para garantizar todo eso, en todo momento y en todo lugar, Red Eléctrica, como Operador del Sistema, tiene que trabajar e invertir mucho. En los últimos 10 años este coste a resultado sido inferior a 7,5 €/MWh como media, con techos de más de 12,50, pero recientemente se ha situado por encima de los 9. Es un coste que hay que añadir al precio de mercado para poder hablar, de verdad, de precio eléctrico. Del total sólo una parte responde a regulación, los pagos por capacidad, que han supuesto algo más del 50% como media.

Pérdidas: También aquí hay pérdidas, como cuando cocinamos, transportamos tomates, fabricamos coches o simplemente pensamos. En electricidad el motivo fundamental es que el flujo eléctrico a través de cualquier cable eléctrico, por bueno que sea, genera calor, y esa energía se pierde. En España, como media de todo el sistema, alrededor del 9,5%, luego para consumir lo que dice nuestro contador hay que comprar al generador ese 9,5% más. No es problema de regulación sino de física.

Imagen2Las tarifas de acceso: 100% reguladas. Para valorar cada concepto y su evolución incluyo este cuadro, hecho a partir de las memorias adjuntas a las propuestas de OM que propusiron las tarifas de acceso a partir del 1 de enero de los tres años indicados. Aunque son datos estimados cada año por los  responsables de la D.G de Energía del Ministerio, esta fuente nos permite comparar información 2013 elaborada con criterios semejantes a los de 2009 y 2011.

Transporte y distribución: El primero Incluye el coste de la red troncal, la invertida y gestionada por REE, e identificada fundamentalmente en equipos y líneas de 400 y 220 kV, y la distribución el de las líneas que parten de las anteriores para llegar a cada casa, tienda, taller, industria, etc, con los equipos correspondientes. En total suponen un coste de algo menos de 7.000 millones de € en 2013, y todo parece indicar que no son costes anormales comparados con los equivalentes en otros países.

Las primas al régimen especial: Incluyen las primas a la cogeneración, con la que se busca mayor eficiencia energética en la industria, y a las energías renovables, menos CO2 y más autosuficiencia. Razonar hoy sobre el futuro de la cogeneración en España me parece imposible, pero su potencia instalada está estabilizada, por lo que la causa del incremento de las primas al régimen especial hay que buscarla más, en el entorno del 8o% del total, a partir de un objetivo político: llegar en 2020 a un 40% de electricidad renovable en España, para así hacer posible el compromiso de un 20% de energía renovable en el consumo de energía primaria ese año. Y, como  la electricidad renovable era, y sigue siendo, mucho más cara, como media, que la electricidad “clásica”, para conseguirlo no había más remedio que importantes complementos económicos. Y el resultado es que esa presión ha hecho ir creciendo las primas al régimen especial que, cara a 2013, y a pesar de los recortes y ajustes, se prevé que alcancen 8.910 Millones de €, o sea, 37 €/MWh, un 45% del total de las tarifas de acceso. Por cierto, a pagar por quien consuma en España, porque el marroquí, portugués o francés que pueda importar electricidad española no los tiene que pagar.

La anualidad del déficit de tarifa: Desde prácticamente el principio de la liberalización, y probablemente porque el resultado no fué el esperado, los diferentes gobiernos españoles han preferido no trasladar al precio la suma de todos los costes regulados, yo me imagino que para “disimular” el precio final, y la solución de ese disimulo fué, y es, que la diferencia se fuese pagando a plazos. Pero como todos los años pasaba, y pasa, lo mismo, la suma de los plazos que toca pagar cada año ya alcanza más de 2.000 Millones de €/año, equivalentes a 9,5 €/MWh en 2013, coste estrictamente español que responde a regulación, o más bien desregulación, española. Y el déficit sigue subiendo.

Resto: Es un saco, no sin fondo, que ha ido incluyendo conceptos diversos, cada año cambiantes, como la moratoria nuclear, los pagos extrapenínsulares, gastos de REE y OMEL, viabilidad de Elcogas, limpieza de vegetación bajo las líneas, superación del déficit previsto, gestión de demanda, etc, etc. No niego la lógica de que en este producto aparezcan costes que hay que resolver por la vía regulada, pero entiendo que no cualquier cosa. De hecho, se está intentando redicir este concepto, algo más de 6 €/MWh este año.

 El coste de la electricidad, todo incluido, antes de impuestos

Supongo que no hace falta aclarar que estoy hablando del coste medio de todo el consumo eléctrico en España, sin entrar en si su reparto entre los muy diversos consumidores es justo o no, porque tampoco es ese el objetivo de hoy. Pero ya que hablamos de consumidores, unos pocos datos. En la España 2013 se prevén más de 28,7 millones de clientes, y de ellos sólo 109.000 en alta tensión, talleres e industrias fundamentalmente, y que suponiendo sólo un 0,4 del total, alcanzan algo más de la mitad del consumo nacional. Y todos consumiendo a la vez y comprando en el mismo mercado al mismo tiempo. Otra faceta de lo diferente que es la electricidad.

Imagen3Aclarado esto, el cuadro adjunto recoge los datos anteriores dando como suma la estimación de coste medio global en €/MWh para 2009, 2011 y 2013, distinguiendo lo que a mi juicio son los costes “normales”, los que se incluyen en la estructura de costes de electricidad en cualquier parte del mundo, de los que tienen “apellido regulatorio español”. En el concepto “resto”, me he permitido suponer que se reparte al 50% entre ambas categorías, y he destacado en azul dos estimaciones mías, el precio de mercado y los costes de sistema 2013.

Creo que el cuadro se “autoexplica” perfectamente, poniendo de manifiesto que el coste “añadido” por razones regulatorias y/o políticas supone ya una tercera parte del total,  y prácticamente duplica el precio en mercado del producto, y que el problema no parece venir a menos, sino al revés. O sea, insostenible.

Reflexiones

Estos números para nada se pueden entender como una crítica al Ministro Soria y su equipo, que tiene entre manos un problema complejísimo y que, desgraciadamente, ya se ha “metido” en la problemática financiera española, en la “imagen país”, lo que supone más dificultad al buscar soluciones. Lo que si he querido es desmenuzar el problema y demostrar con números que la situación es 100% insostenible.

Y para justificar esta afirmación he comparado el coste estimado 2013 de las primas al régimen especial, esos 8.910 Millones de €, con algunas partidas del los Presupuestos Generales de Estado 2013, y me sale que equivalen al 7,5% de las pensiones, al 33% del desempleo y al 23 % del coste de la deuda. Es decir, queda claro que el Gobierno ni de broma puede asumir las primas a las renovables vía presupuestos pero, ¿a qué conduce que en lugar de pagarlas los ciudadanos vía impuestos las paguen los consumidores vía tarifas? Desde la perspectiva general, a mayor coste de la factura eléctrica=más IPC=revisión de convenios al alza, y por la vía empresa, además, mayor coste eléctrico=mayor coste de producción. O sea, directamente contra la competitividad del país cuando más falta nos hacía, y nos hace.

Estoy seguro de que si se hubiese optado desde el principio por financiación vía PGE las cosas no estarían como están, pero la realidad fue la otra, y estamos donde estamos. Por eso, y por la magnitud del problema, vuelvo a no encontrar ninguna solución real que no pase por el consenso entre proveedores, clásicos y renovables, consumidores y reguladores, porque todos tienen que dar de si lo que puedan, lo que podamos, para reenfocar de nuevo todo el esquema liberalizador de la electricidad en España y poniendo el máximo cuidado con los costes regulados añadidos al sistema eléctrico, porque vivimos en un sistema eléctrico aislado y, a la vez, en una economía globalizada, con lo que el objetivo sólo puede ser que la electricidad generada y consumida en España sea segura, suficiente y competitiva. Y medioambientalmente sostenible, por supuesto, pero con todo acotado y financiado en la justa medida que no ponga en riesgo ninguna de esas tres características=condiciones.

Anuncios